Visitas

martes, 13 de abril de 2010

Mi corazon en tus manos

Me gustaría despertarte con un desayuno de sonrisas, vestirte con un vestido de besos, y ser tu fuente de felicidad eterna. Las mismas fuerzas que me hacen luchar y robarle versos al amor para susurrártelos, son las que me hacen ver lo mucho que te quiero, pero el miedo a perderte es más fuerte cada vez que miro a mi alrededor y tu no estás, entonces miro tu foto y la vida vuelve a latir en mi interior, late con tanta fuerza que sería capaz de mover montañas. Cada mañana cuando despierto, después de haber pasado la noche soñando contigo la tentación llama a mi puerta susurrándome que venga a capturarte, que te arrope entre mis brazos que no hay montaña demasiado alta ni mar demasiado extenso para no querer venir a tu vera. Mírame a los ojos y dime que nunca te irás para después sellar mis labios con los tuyos, pues yo lo tengo claro y no hay dudas a la hora de escoger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario